Logia de Estudios de la Gran Logia de España-Grande Oriente Español

dependiente de la Gran Logia Provincial de Madrid.

c/ Juan Ramón Jiménez, 6 - 28106 Madrid

EDITORIAL

WhatsApp Image 2020-06-19 at 18.43.40 (2

Apreciado Lector,

 en este Cuaderno nº 7 , en la rúbrica Homenaje, rendimos honor a dos talentosos HH.·.  que han pasado al oriente Eterno, León Zeldis y Vicente Hernández Gil.

Seguidamente, ponemos a vuestra disposición unos trabajos que os harán navegar en el pasado, en el presente y por supuesto en el futuro. 

Vicente R. Carro (*) da el tono con este denso trabajo que ha denominado “la Nueva ética ¿Una ética krausista?”, nos sigue llevando hasta el confín de las reflexiones para que tengamos una perfecta comprensión del krausismo y su relación tan específica con la masonería española. Las publicaciones anteriores la hacen parte integrante de un todo con el cual, este pedagogo profesional, nos provoca para sensibilizarnos a la comprensión de lo que constituye ese concepto civilizatorio que es la masonería. Magistral.

(*) Si queréis leer más de este autor podéis consultar los Cuadernos 1,3,4,5,6

                                                                     <<<>>>

Jesús Gutiérrez Morlote (*) actual Venerable de nuestra logia nos ofrece una importante plancha sobre los Ilustrados españoles que formaron parte de la membresía de la famosa Logia parisina “Les neuf soeurs” (las 9 hermanas). Con este estudio minucioso de una época tenemos un trabajo que nos hace interrogarnos sobre lo que vivimos hoy en la masonería y lo que se vivía ayer; antes de entrar en la vida de esa Logia, el autor nos conduce de la mano en aquella época, hace revivir los personajes los pone en situación y cuando ya estamos impregnados por el decoro nos guía en un tramado de situaciones que nos alerta sobre ciertas opiniones que eminentes H H.·. expresaban ya en esa época. Apasionante.

(*) Si queréis leer más de este autor podéis consultar los Cuadernos 3, 6

                                                                     <<<>>>

                    

José Manuel Laureiro (*) con su plancha sobre “el Principito” pone su sapiencia de Historiador al servicio de la sensibilidad del masón que es, para hacernos percibir el alcance de los mensajes que el autor Antoine de Saint-Exupery nos transmitía. No hay más remedio que el de abrir de nuevo el libro, guiado por esta plancha, para apreciar el verdadero Saint-Ex. Se garantiza un efecto secundario, pero la lectura se puede repetir sin moderación.

(*) Si queréis leer más de este autor podéis consultar los Cuadernos 5, 6

                                                               

                                                                     <<<>>>

 

Rafael Rodríguez (*) en “Historia de una fotografía”, partiendo de una simple foto que representa unos personajes, retrasa, de una pluma viva una parte de la epopeya de los republicanos españoles. Ese trabajo ha necesitado una minuciosa investigación para saber todo sobre los personajes de aquella foto, lo que permitió revelar lo que tuvieron que vivir y muchas veces sufrir, el ambiente agobiante de los campos de concentración, el trato de los refugiados españoles por las autoridades francesas, la escasez de todo hasta lo más elemental, las humillaciones y las dificultades administrativas, todo conducía a la desesperación. Pero por la voluntad de un poeta, Pablo Neruda y la conjunción de algunas buenas voluntades se pudo conseguir lo imposible: salvar más de dos mil personas. Noten, por favor, un detalle que hace sobresalir el profundo sentido de dignidad de aquellos españoles que, habiendo todo perdido, querían presentarse en las mejores condiciones que les era posible en el país de acogida.  Es la Historia de una foto. Un ejemplo más de la pedagogía del deber de Memoria Histórica.

(*) Si queréis leer más de este autor podéis consultar el Cuaderno 6

 

                                                                     <<<>>> 

Txema Oleaga (*) nos encanta con ese natural lirismo que utiliza para escribir Begoña y Amalia sobre todo cuando leyendo entre renglones nos hace revivir una trágica época. En pocas palabras todo está dicho.

(*) Si queréis leer más de este autor podéis consultar los Cuadernos 2. 5, 6

. <<<>>>

  Con “La presencia de la mujer en la sociedad a través de los tiempos y en la masonería” Alejo Neyeloff pone en relieve el importante papel de la mitad de la humanidad. Sin esa parte la otra mitad no existiría. Lo que, para muchos en nuestra civilización es un tópico, para otros, en otro tipo de civilización es diferente, la mujer debe mantenerse en un rol subalterno; lo que provoca y explica la asfixia de esas civilizaciones que se empeñan en mantenerse en ese inhumano arcaísmo social. Acontecimientos recientes nos hacen percibir la importancia del trabajo que este humanista nato, que es Alejo Neyeloff, propone a nuestra atención. Pensad, pensad bien mirando al horizonte. 

* Si queréis leer más de este autor podéis consultar el Cuaderno nº 6

                                                                         

                                                                         <<<>>>

 

¿Qué es la Masonería? pide Jacinto Rocha Monasterio y a la vez, como experto en la materia, ofrece en este trabajo las explicaciones necesarias a quien quiera saber algo sobre el tema. Es que este autor, ha tenido y sigue teniendo altos cargos de responsabilidad en la Institución de su país. Su estilo directo incitará a la parte joven de la membresía a saber más, sin duda provocará vocaciones en el mundo profano y tal vez toma de consciencia en el nuestro.     

 

                                                                       <<<>>>

Para que no se extrañen algunos de nuestros lectores que no están acostumbrados a nuestros usos, no tenemos más remedio que explicar, a grandes pinceladas, que una Gran Logia o un Gran Oriente son escuelas de formación mutua donde las Logias o talleres son aulas dirigidas por un Venerable Maestro elegido por sus pares, el cual acompañado por unos oficiales desarrolla un programa, preciso y escalonado, para permitir una asimilación gradual dirigida a los Aprendices, los Compañeros y, en ciertos casos, a los Maestros. 

Todas estas Grandes Instituciones tienen Logias de estudios e investigaciones, compuestas únicamente por Maestros, generalmente avezados, que demuestran sus capacidades y justifican la razón de su presencia en dichas Logias especializadas, a través de los trabajos que ellos realizan, si no cumplen ese requisito, por decencia, ellos mismo se retiran.

Generalmente en el R.E.A.A y particularmente en una Logia de estudios no se felicitan a los que cumplen con su deber, consideramos que se cumple por cumplir, no hay nada más para los miembros de una Logia, que la satisfacción de volver a sus propios hogares contentos y satisfechos.

Sin embargo, puede haber raras excepciones. Si no podemos felicitar, podemos, por lo menos, agradecer y reconocer el valor de un H.·. cuando en ciertas circunstancias a pesar de una situación muy difícil, él, supera sus graves dificultades personales sin quejarse nunca, para dar un impulso con una fuerte, pero siempre amable, determinación con el fin que la misión de la Logia se cumpla. Es el caso de nuestro Pasado Venerable Maestro, el ejemplar y Q.H.·. Adolfo Yañez (*). Durante toda su veneratura impulsó y se empeñó a que sigamos avanzando y que nuestro Cuaderno nº 6 sea publicado a tiempo. Por eso y mucho más los HH.·. de esta Logia de estudios Redención 167 les somos todos agradecidos y le deseamos fuerza y salud para que sigamos obrando más juntos que nunca.

(*) Si queréis leer más de este autor podéis consultar los Cuadernos 4, 5, 6

                                                                <<<>>>

En un Cuaderno anterior nos quejábamos de los efectos de la infobesidad, desde entonces se ha descubierto la presencia indeseada, en nuestro planeta de un pasajero clandestino, el Coronavirus 19, que además de los problemas de salud a nivel planetario, provoca una crisis monetaria sin precedente con sus consecuencias sociales que de momento se contienen artificialmente en estado larvado. A lo que precede hay que sumar los dantescos incendios forestales en todos los continentes, el deshielo de los más altos glaciales y hasta de los polos, en cuanto a los mares y los océanos se están convirtiendo en inmensos basureros debido al infantilismo comportamental de aquellos que consideran que “no visto, no atrapado” les permite esconder el polvo debajo de la alfombra. Cuando digo infantilismo es un dulce eufemismo para no decir codicia, esa cosa que ha penetrado todos los estratos de la sociedad, y partiendo de los más altos contaminan goteando hasta los de abajo.

Salvo que aquí se trata de un suicidio lento, para todos, porque la anormal acumulación de problemas que nos azotan procede, no de una evolución inexorable de la geología física sino del efecto de aceleración provocado por esos malogrados comportamientos del hombre y que han provocado este Antropoceno. 

Estas circunstancias nos han permitido asistir a una multitud de sabias intervenciones por especialistas de todo tipo, los cuales no se hartan de satisfacer la glotona infobesidad. Parecería que un instinto de conservación y rasgos de un elemental sentido común provocan una lenta pero inexorable toma de consciencia de nuestra responsabilidad colectiva. 

Sabemos ahora que solo el hombre puede y debe entender que todo depende de él. 

Después de esa toma de conciencia, que induce buenas intenciones ¿Qué podemos hacer?  si en un país europeo de unos 70 millones de habitantes se puede ser jefe del estado con menos de 18% de los votantes. Como se puede gobernar si los mismos que

no salieron de casa para votar, salen a la calle para protestar contra el personaje “legítimamente” votado. Como se puede comprender que algunos, cada vez más numerosos, puedan despreciar y hasta desdeñar la democracia que nos ha costado tanto en conseguir.

 Es aquí donde la Masonería puede recuperar su más profunda razón de ser, reuniendo lo esparcido, en un programa ambicioso al nivel de la visión que tenían aquellos Masones animados por una llama interna que les conducía hacia una alta espiritualidad.

Los Masones que leen estas líneas saben de sobra, que estos temas pasan muy por encima de cualquier partido político, de cualquier religión, nada ni nadie nos puede impedir de tratar de ellos. 

Más que nunca debemos transmitir esa fe en la vida que tenían aquellos HH.·. que nos han precedido, ellos que han querido y creído en nuestras instituciones hasta perder la vida por ellas a causa de los que practicaron un genocidio fratricida para erradícalas, ellos que son nuestros Hiram Abif cuyos cadáveres están esparcidos por toda nuestra piel de toro en numerosas cunetas sin un ramo de acacia para distinguirlas, ellos nos hacen obligación de transmitir los principios fundamentales de nuestra Orden. Se ha asesinado hombres por sus ideas, pero cuando estas son concebidas por hombres que tienen en ellos esa espiritualidad que las ha fomentado, ellas renacen inmediatamente y se encuentran con el mismo vigor y sin manchas a la disposición del porvenir. Somos los Masones de ese porvenir, nos incumbe ser dignos de nuestra herencia.

Más que nunca la sociedad nos necesita.

Diego de Lora